Testimonios

Jacopo

17 a 26

Agosto de 2018

315 Kilómetros, 12 días, 17 Santuarios… pero sobre todo descubriéndote como un Pellegrino a pocos kilómetros de casa, donde naciste y creciste, redescubriendo ese estilo de acogida y lentitud refinada que todo viaje puede ofrecer. Recupera la sensación de lentitud, porque eso es precisamente lo que es, sobre todo donde vives y donde estás constantemente expuesto a ese frenesí y caos que marca lo cotidiano. Caminar es una oportunidad para tomarse un tiempo para uno mismo, para escucharse y escucharse, para sintonizar con las propias emociones, haciendo y abriéndose a encuentros que merecen ser vividos y recordados y ponerse en contacto con la parte más desnuda, auténtica y profunda. de uno mismo.

Entre los muchos recuerdos que me acompañan en este viaje, un lugar especial donde tuve la oportunidad de sumergirme es Manina, una "Iglesia a gran altura", suspendida entre Val Seriana y Val di Scalve, un lugar de espiritualidad perceptible, más allá del Creo, y con un encanto irresistible en el punto más alto del camino.

Y luego la Malga Longa, que tuve el privilegio de abordar con Gabriella. La belleza de compartirlo con quienes dieron vida al Camino me ha enriquecido mucho.

Los que caminan saben que hay muchos encuentros durante una peregrinación, quizás también porque tienen una actitud mucho más abierta hacia el Otro. Así fue también para el Altavia con la invaluable sensación de que mientras caminaba, nacía y se desarrollaba una bienvenida también desde abajo. Gabriella ha sabido hacer esto, traer aquí ese estilo de hospitalidad que has conocido y reconocido de inmediato de Pellegrini, dentro de las estructuras de recepción que marcan la llegada y salida de cada etapa, pero también en encuentros casuales. Así fue en Ardesio, donde mientras estaba comprando en una pequeña tienda justo antes de que cerrara, recibí una invitación y compartí una maravillosa cena familiar.

Hacer peregrinaciones es una de las pocas experiencias que te permite vivir en lo esencial: solo necesitas una pequeña mochila con lo esencial, tus piernas, un Camino. Es una dimensión poderosa en la que vivir relaciones auténticas, no mediadas si no por el deseo de compartir. Puedes descubrir y redescubrir maravillosas piezas del mundo, incluso detrás de la casa: no es necesario ir a lugares exóticos para encontrar tesoros como los 17 santuarios marianos de la Alta Vía, todos ellos capaces de brindarte ese espacio interior que un peregrino está buscando. Todo lo demás, el clima, el cansancio, los encuentros, es impredecible. Es la vida.

Lorena

octubre

2019

En octubre de 2019 participé con otras 8 mujeres en la peregrinación "ALTA VIA DELLE GRAZIE" en bicicleta eléctrica.  

 

Fuimos el primer grupo de mujeres solo, sin embargo, liderado por Franco Zanetti para inaugurar parte de este espléndido viaje para hacer en bicicleta ...

Partimos de Bérgamo subiendo la Val Seriana hasta Lovere y luego de regreso a Bérgamo en la ata superior. No voy a describir la ruta en detalle porque no quiero quitarte el placer de descubrirla !!  

 

Soy de Bérgamo, de Val Brembana y solo conocía a Val Seriana de pasada. Nunca me hubiera imaginado descubrir, tan cerca de casa, lugares tan maravillosos. Dando vueltas en bicicleta oa pie descubrirás lugares únicos y hermosos. Val Seriana ofrece un fantástico panorama naturalista, todo por descubrir. Pero no solo ... países y pueblos únicos y muchos el asombro que sentía cada vez que entraba a un santuario o una iglesia ... quien hubiera esperado encontrar hermosos lugares de culto csi. Algunas iglesias muy sencillas pero bien cuidadas, otras majestuosas Iglesias y bellas, cada una con su propia historia ... Cómo intentar transmitir al lector la emoción indefinible Maravillosos santuarios e iglesias. ¿Es realmente imposible intentar olvidar tocado con la mano al admirar tanta belleza?  

 

Pedalear a través de los aromas, colores y sonidos de la naturaleza derrite tu corazón y libera tu mente ...  

 

Es difícil condensar en pocas palabras la gran cantidad de emociones y sensaciones vividas en estos días.Describir los momentos personales de recogimiento y oración a los momentos de compartir y risa sana que hemos tenido ...

 

Otra cosa que me impactó de manera grata fue la calurosa acogida de la gente de los distintos países. Cuando nos vieron 9 mujeres en bici con mochilas a la espalda, nos preguntaron a dónde íbamos y escucharon nuestra explicación se entusiasmaron. Muchas personas se han puesto personalmente a su disposición para explicar la historia de una iglesia o un pueblo o algunas de sus tradiciones. Se dice que la gente de Bérgamo es cerrada y poco habladora ... Tengo que disipar este mito. he conocido gente maravillosa !!!  

 

El deseo que le quiero hacer para emprender esta peregrinación es que todos puedan hacer una peregrinación que le permita conocerse mejor, ya que la vida interior y espiritual es un camino que hay que descubrir ... y hacerlo en un camino como "ALTA VIA DELLE GRAZIE" es el mejor yo !! Creo que hablo en nombre de todo el grupo de nosotras maravillosas mujeres diciendo que nos sentimos obligadas a agradecer a Franco Zanetti por habernos guiado y acompañado en lugares únicos, favoreciendo desde el primer momento, con mucha serenidad y simpatía, el crecimiento del optimismo. , entusiasmo y armonía entre todos ... era como si lo hubiéramos sabido antes ...

 

No quiero perder la alegría, la serenidad y la paz en el corazón que me dejó esta peregrinación y no quiero perder la alegría, la serenidad y de vez en cuando vuelvo allá mirando las fotos tomadas. en esos días.  

 

MUCHAS GRACIAS. también a Gabriella Castelli que tuvo la magnífica intuición y testarudez para crear este camino…. ¡¡¡Eres genial!!!

Estarán

14/10

Octubre de 2019

Hola,  Soy sara  

 

Yo también tengo el deseo de escribir para mí unas líneas sobre esta "Experiencia" "Única en todos los sentidos ... PEREGRINACIÓN EN BICICLETA ... ALTA VIA DELLE GRAZIE 14/10/2019 Salida y llegada Bérgamo ... la hermosa Val Seriana ..  

 

Quiero contar cómo viví con un espectacular grupo de mujeres más nuestro guía Franco Zanetti ...  

 

Compartí 4 días de alegría, risas, cansancio pero sobre todo convivencia con gente que ni conocía ... Un grupo muy simpático, muy unido porque siempre lo hemos compartido todo sin discusiones ni ataduras ... Lo que me llamó la atención La mayoría de esta peregrinación ospitabilit, la generosidad de la gente de este valle cuando entendieron que estábamos haciendo la peregrinación .. Me encontré en estos hospedajes donde fuimos acogidos personas con una humanidad indescriptible y un corazón muy grande ... En el Santuarios e Iglesias muy disponibles con sus sellos .... Ruta muy bonita tanto en xi paisajes como en practicidad y señalización .. Solo puedo recomendarlo y vivir esta romería al máximo ...  

 

Le agradezco nuevamente después de meses de esta aventura (que quedará en mi corazón) mi Guía Franco Zanetti mis queridos AMIGOS MONICA, CRISTINA, LORENA, GIUSI, LORELLA, SANDRA, LORELLA, FIORENZA. ¡Ojalá pudiera compartir con ellos otras maravillosas aventuras!

Cristina

10 a 14

Octubre de 2019

Un día un amigo me dijo "Me gustaría compartir mi proyecto contigo" dijo, listo. El 10 de octubre, 8 mujeres lideradas por Franco Zanetti salieron de Bérgamo para recorrer la peregrinación de la Alta vía Delle Grazie en bicicleta eléctrica por el valle de Seriana. Aunque no nos conocíamos, pasé 4 días con alegría, alegría y a veces fatiga, visitando hermosas iglesias y santuarios y conociendo gente dispuesta a contarnos la historia de cada lugar. Una ruta factible para todos a través de bosques, carreteras, cidabili y jraesaggi por decir lo menos espectacular y cuando alguien estaba en dificultades, alguien más inmediatamente corrió a ayudar. La humildad de cada uno de nosotros, compartir lo poco que teníamos, poner nuestras habilidades a disposición de los demás sin pedir nada a cambio, me hizo pensar que de vez en cuando necesitamos desprendernos de la agitada vida de cada día, solo así sabremos saborear al máximo las pequeñas cosas que me ofrece la vida. Un sincero agradecimiento a todos por esta maravillosa aventura que siempre llevaré en mi corazón. Cristina

Monica

10 a 14

Octubre de 2019

¡Ser peregrinos es bueno para el cuerpo y el alma! Aquí está el regalo que recibimos cuando decidimos afrontar estos 4 días juntos, junto a ALTA VIA DELLE GRAZIE. Es posible alcanzar grandes metas personales y compartirlas en grupo solo si se ejercen buenos principios de colaboración, solidaridad, fuerza, alegría y oración. La profesionalidad del guía, nuestra organización, la acogida de Gabriella, el grupo, todo perfecto, ni un pinchazo, el cielo azul !!!! ¡Nada se dio por sentado! Aquí está el hermoso regalo que nos hicimos a nosotros mismos, quizás un poco inconscientemente al principio. Pero ahora está todo muy claro. ¡Yo diría que alguien miró hacia abajo! Todos somos testigos de una experiencia maravillosa que solo podemos promover y repetir. ¡Un sincero agradecimiento a todos ustedes! Estoy listo estoy entrenando y apoena posdibile te espero para terminar juntos lo que empezamos: Montisola llegamos !!

Michele Plescia

Julio de 2020

Julio está por terminar y todo está listo para el Camino de Santiago del Norte y para ir a surfear.

Sin embargo, la vida no siempre es lo que esperas: unos días antes de la salida, la situación sanitaria en España cambia tus planes.

Mientras cancelas a regañadientes tu vuelo a San Sebastián, te vuelven a la mente esas palabras que Don Valentino dijo casi como una broma en una cena con amigos:  "Ya que te gusta caminar, ¿por qué no vas por la Alta Via delle Grazie?". Recuerda que declinaste amablemente  la invitación  pensando en tu corazón:  “Si tengo que hacer un Camino, me voy a Santiago  ... ".

Pero luego, dada la situación, haga una breve investigación sobre  Google. Esta  "Calle"  parece interesante ...: 315 km de altitud, 13 días de caminata, hospitalidad en santuarios y monasterios en medio de las montañas ...

Se toma la decisión. Vamos. Y el viaje comienza inmediatamente con una explosión: durante la tradicional bendición del peregrino en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie, ¡te das cuenta de que es el día de Santiago (25 de julio)!

Inmediatamente, te sumerges en un mundo de encuentros inesperados con las personas que Dios pone en tu camino en el marco de espléndidos paisajes a través de múltiples lugares de devoción popular mariana.

La noche antes de la salida, después de la bendición, vas a cenar con Don Valentino a quien le cuentas la historia que te trajo allí.

En el almuerzo, el primer día de caminata, ya eres invitado en el Santuario de la Madonna del Perello de don Roberto quien ha preparado polenta hecha con maíz de su huerta y un espléndido asado, además de tortas caseras.

Al día siguiente, en cambio, le toca el turno al santuario de la Madonna del Frassino. Duerme en medio de las montañas. Por la mañana, desayune a las 5.30 con el cuidador Boris e inmediatamente comience a caminar por el bosque entre los corzos.

Luego, unos días después, en Parre va en busca del párroco para que selle la credencial del peregrino.  [nota del editor: el "pasaporte" que le permite acceder a las áreas de recepción], haga un descubrimiento inusual:  "¿Dónde está el párroco?"  pedir.  "Está en el campo con los chicos"  es la respuesta. Miras el campo de fútbol pero no lo ves. Entonces tu mirada se dirige al fútbol enjabonado y, mientras piensas en lo peligroso que es, te ves mejor y  -  que no creer  -  ves a un hombre de más de sesenta años que está jugando: encontró al párroco de Parre ...  Al día siguiente tienes que despertarte a las 5.30, pero te pasas toda la noche hablando con él que te cuenta sobre su tiempo en una misión en Bolovia, ¡sobre el centro multifuncional que construyó en esa remota aldea donde también organizó un concierto de Nomads! Cuando sea medianoche, ¡vete a dormir, cansado pero lleno de gratitud!

Pero las sorpresas no terminan. Cuando llegas a Novazza al día siguiente, llamas a Anna Serena que con Amedeo da hospitalidad a los peregrinos de ese pueblo:  "Vamos que  Pasquina [ed. un amigo que se queda en el mismo edificio] tiene  preparó la lasaña! ". Nada más llegar te sientes como en casa. Anna Serena te lleva  para ver la iglesia dedicada al Arcángel Miguel ("tu nombre es Miguel, no te lo puedes perder"). Entonces descubres que en ese pueblo de 130 almas late un corazón lleno de pasión por el mundo: en el cementerio las señoras del pueblo han encargado  iconógrafos de Seriate una imagen del Cristo resucitado

diseñado según la tradición ortodoxa, que destaca en ese cementerio donde aún se pueden ver las heridas de la pandemia aún vivas.

Al día siguiente, a regañadientes, después del desayuno, partimos temprano por la mañana hacia Ardesio, donde encontrará la hospitalidad en la casa del peregrino en el centro de la ciudad, donde se lleva a cabo la conocida fiesta de la comida y el vino.  Adivinar. Aquí también la acogida es fantástica. Fabrizio, ex alcalde de la ciudad, usted  te lleva por las calles de la ciudad y, mientras tomas un aperitivo, te habla de su ciudad donde el  pro loco  fue tomado en  de la mano de un grupo de jóvenes menores de treinta años amantes de su país.

Al día siguiente nos vamos y las sorpresas no terminan. En Lovere estás alojado en el monasterio de Clarisse con una habitación con vistas al lago  y por la tarde hablas hora y media con ella  superiora que te cuenta su vocación y cómo, encerrada en esas cuatro paredes, conoció a más personas de las que hubiera conocido afuera. Por la tarde y por la mañana reza con los salmos con ellos. Te sientes tan bienvenido que te quedas un día más  allí de ellos para hacer un poco de silencio y  gracias a Dios por la belleza que te ha dado en este viaje.

También en Gandino eres invitado de las monjas (las ursulinas) y luego en la última etapa te detienes en Fiobbio  donde antes de la cena te quedas para hablar con el  pastor más de una hora y "conocer"  de la beata Pierina Morosiniche se ha quedado en el corazón de ese país.

Cuando entras en Bérgamo al día siguiente, no parece cierto que ya hayas caminado 13 días y 315 km.

Cuando te suelten la "Gracia"  [nota del editor: el documento que certifica la realización del Camino] en la Basílica de Santa Maria Maggiore, en la Ciudad Alta de Bérgamo, estás lleno de gratitud por quienes  esta calle lo tiene  concebido y hecho posible y, sobre todo, a Gabriella que siempre estuvo disponible en el teléfono para cualquier necesidad.

Antes, como un Rimini crecido en la playa con chanclas, ni siquiera sabías lo que era Val Seriana, y ahora ya tienes nostalgia, no solo por los espléndidos paisajes y la fantástica tradición gastronómica, sino sobre todo por los rostros de los santos, los del cielo (el val Seriana dio a luz a muchos de ellos) y los ... de la tierra  que te acogió y siempre te hizo sentir como en casa.

Con estos recuerdos en sus ojos y en su corazón, incluso el trabajo que reanuda nunca volverá a ser el mismo.

El Camino de Santiago ... ¡de hecho, podía esperar!

Alicia

9 a 15

Mayo de 2021

Hola a todos 

Mi nombre es Alice, desde hace unos meses me apodan # aliceincammino❤️

Siempre he sido un amante de la montaña, he estado haciendo trekking durante años a un nivel adecuado a mis habilidades. Por un tiempo en mi cabeza la idea de sacar un sueño del cajón había estado dando vueltas ... y finalmente este sueño se hizo realidad.

El 9 de mayo de 2021 salí con Farovia (mi guía principal) por el camino de Alta via delle Grazie. Como primera experiencia pensé en hacer las 7 etapas. Caminé un total de 150 km sobre 6000 metros de desnivel en ascenso y el mismo desnivel en descenso. Fue una experiencia maravillosa, descubrí que tenía una determinación, una fuerza, inmediatamente sentí dentro de este mundo maravilloso que es el camino. He visto lugares maravillosos, el camino se ha hecho muy bien, señales perfectas con estas paletas en el camino que, al leerlas, te mueven pero al mismo tiempo te dan la carga para seguir adelante nunca te rindas. Y así concluí mis 7 etapas con una determinación que no esperaba. Finalmente tengo mi primera credencial, mi primer testimonio. El viaje te gratifica, te da fuerza, valor, me hizo descubrir un mundo nuevo, el viaje es bueno para el corazón y la mente.

Y sí ... me siento preparada ... convencida de que ese será mi camino. Este es mi mundo de la forma en que camino por mis montañas. 

Gracias por ❤️ 

Hola

Angelo, Ermanno y Piergiorgio

Mayo de 2021

Hola gabriella 

Esta mañana retiramos el Grace.

Signo del final de nuestro viaje.

Un viaje compartido, vivido de forma sencilla, lleno de belleza, Ermanno y yo y durante un tiempo nuestro amigo Piergiorgio compartimos momentos de fatiga, reflexiones y alegría despreocupada.

Charla con las personas que conocimos y explica qué es este camino, por qué hacer tanto esfuerzo. Cuando llegamos al final de la etapa nos encontramos con unas personas agradables que nos recibieron con una linda sonrisa, sin pedir nada.

Gabriella nos has regalado momentos de alegría y de compartir 

GRACIAS 

Angelo, Ermanno, Piergiorgio 

Un abrazo

Gastone Piacentini

Agosto 2021

Un viaje entre la autoconciencia y una simbiosis con la naturaleza que nos lleva a reflexionar sobre nosotros mismos. De niños corrimos por el campo, por calles polvorientas bordeadas de árboles colocados a orillas de acequias o canales que impedían la mirada. más allá de los campos de hierba, trigo o maíz. Pero sabemos que para los niños el país es un lugar como cualquier otro, donde vive la familia, donde hay escuela y amigos con quienes jugar. Las montañas estaban lejos, casi invisibles, ciertamente inalcanzables. El primer acercamiento a los picos de la adolescencia. Un recuerdo inolvidable. Camina sin esfuerzo, facilitado por la juventud, despreocupado e inconsciente. Los picos eran los Dolomitas, ahora Patrimonio de la Humanidad. Estas fueron las montañas para mí. Nuestros valles un enigma, nombres escuchados solo porque algunos ricos del lugar informaron sus días  vacaciones o porque algunos amigos pasaron las vacaciones de verano en "colonia". Lugares desconocidos para mí en la llanura inferior confinados a los recuerdos, sin una ubicación precisa. La vida propone entonces otros caminos, destinos turísticos lejanos, ignorando lo que es más fácil de alcanzar. Más tarde resulta, por un arcano deseo de querer conocer su territorio, los valles, lo que se encuentra por encima de la capital y, por tanto, básicamente sus orígenes. Un reproche inevitable y un gran arrepentimiento por no habernos planteado nunca lo que está a nuestro lado, por no haber investigado, visitado, viajado nunca y por tanto no habernos dado cuenta, de un patrimonio tan educativo, simplemente porque el engranaje publicitario nos obliga a buscar lo interesante en otra parte. Esto es parte de lo que se guarda en el fondo del inconsciente, hasta que de repente llega un mensaje preciso: prepárate para el "Cammino Alta via delle Grazie". Indicación que contiene en sí mismo un mensaje que permite darse cuenta de una necesidad que luchaba por encontrar satisfacción, especialmente si esta comunicación proviene del propio hijo. Una invitación que  representa para un padre  el cumplimiento de un gran sueño. Dar un paseo te permite profundizar en el conocimiento de ti mismo y de los que te rodean, sin la interferencia de los ritmos de la vida cotidiana, experimentar cansancio, conocer lugares y rutas de la zona, llenando un vacío; elementos y valores que aclaran el sentido de la existencia, creyendo en los que el hombre pasa toda su vida. El período de preparación y profundización del camino es inevitable. Esto se debe a la determinación de Giovanni Battista Merelli (llamado Giamba) (que murió prematuramente por su imprudencia en febrero pasado) y de Gabriella Castelli que ahora con la obstinación propia de quienes tienen fuertes convicciones, sigue manteniendo este camino renovado, inaugurado en Agosto de 2018. Su profundo conocimiento nos ha permitido trazar una ruta insólita que partiendo de la Basílica de Santa Maria delle Grazie en Bérgamo, redescubriendo antiguos caminos y caminos de mulas, serpentea durante unos 300 km por todas las vertientes del valle de Seriana, entrando en otras valles colaterales conocidos y menos conocidos por llegar después de 13 días de caminar nuevamente en Bérgamo en Santa Maria Maggiore. El itinerario, desde la carretera principal de la Val Seriana, entra en el reservado y tranquilo Val Grù, nos hace  saboree la dulce frescura del Val di Vertova, un oasis de "aguas dulces y frescas". Se camina por el valle del Riso, custodiado por el Cristo Redentor, y se continúa por tramos del Valcanale entre prados y bosques vigilados por las altas e imponentes cumbres rocosas del macizo de Arera. Subimos al collado de Manina donde la rosa de los vientos nos muestra los grandes picos oróbicos que aparecen gigantes y majestuosos, atrevidos y espectaculares casi inaccesibles: el encaje de Coca, Redorta y Recastello, además las cascadas del Serio con el refugio Curò y nos hace descansar el mira en el valle de Scalve. El camino nos lleva a Val Sedornia con el espléndido panorama del lago Spigorel que recuerda el paisaje dolomita del Tirol del Sur. Un descubrimiento del pintoresco paisaje del Val di Tede dominado por los picos del Presolana y el Val Borlezza, ubicado transversalmente entre el Val Seriana y el Val Camonica. Atraviesa el Alto Sebino con el lago de Iseo y Montisola, con el monte Guglielmo y Corna Trentapassi al fondo. Entramos en las llanuras herbáceas del valle de Cavallina y pasamos por los senderos del valle rojo, con vegetación de baja altura. Se atraviesa el valle de Gandino, rico en historia y tradiciones, y mirando las "Cinque Terre" desde arriba, se llega al encantador Val di Lujo. Valles orgullosos de su identidad e historia con asentamientos urbanos en el valle ricos en tradiciones, arte y cultura, en una sucesión de palacios, iglesias, santuarios y torres que cuentan el importante papel que han jugado en la historia. Baste mencionar a Alzano Lombardo, Vertova, Ardesio, Gromo, Gandino, Clusone que conservan en el tejido urbano del centro monumentos civiles y religiosos del pasado antiguo capaces de testimoniar por sí mismos el alma histórica del pueblo. Los valles montañosos a lo largo de los siglos, hasta toda la Edad Moderna, han sido un sistema de relaciones y comunicaciones, de economía y comercio en la base de una economía pujante, confirmada por la presencia de construcciones arquitectónicas religiosas y civiles, con importantes obras de arte encargado a artistas de alto nivel, destinado también a pueblos hoy minúsculos o casi perdidos (como el políptico de Cima da Conegliano en Olera o la capilla de los Marinoni en Cerete). Ciertamente uno se sorprende al ver la cantidad, la belleza, la variedad y la complejidad.  de todo el patrimonio artístico: frescos, retablos, lienzos, esculturas, arquitecturas, frontales, relicarios y obras de arte catalogadas como menores, desde la Edad Media hasta la Edad Moderna, presentes en las numerosas iglesias y museos. Solo el cansancio y la conciencia de que todos los países merecen el viaje y la intención de volver específicamente para ver cada monumento previene el síndrome de Stendhal. Por tanto, no es de extrañar que estas tierras hayan dado origen a artistas de reconocida capacidad y fama como Salmeggia conocida como Enea Talpino da Salmezza, Moroni da Albino, Alessandro Bonvicino, conocido como Moretto, (Ardesio lucha por el nacimiento con Brescia) y el gran dinastía de Fantoni de Rovetta. Además de las diversas obras dispersas, son singulares de este taller los grupos escultóricos del lamento sobre Cristo muerto que se encuentran tanto en Ardesio como en Clusone y en Rovetta. Cómo no asombrarse frente a las sacristías de Alzano o al confesionario de Santa Maria Maggiore en Bérgamo. Después de horas de caminar en solitario silencio, la llegada a lugares concurridos con la alegría navideña adecuada como Selvino, Lovere, Castione della Presolana, incluso si nos devuelven a la reconfortante normalidad, crean una cierta incomodidad y un deseo de escapar momentáneamente a vuelve a la paz de tu propia mente. Puedes encontrar la paz atravesando los pequeños y ordenados asentamientos rurales como Maslana, Olera, Bondo di Colzate, Chignolo d'Oneta, Plaza, Bani di Ardesio, Ortello, Botto Alto, Ogna, Ruscio, Cerete, donde vale la pena perderse. deliberadamente, zigzagueando a capricho por los callejones, un claro recuerdo de un pasado lejano, donde los hombres sencillos estaban familiarizados con la fatiga. Vislumbres e imágenes en las que domina el silencio, a veces interrumpido solo por el susurro de los árboles y el agua de los arroyos en marcado contraste con el piso del valle ruidoso y desordenado que muestra signos evidentes de las fases de urbanización y la impronta de la caótica laboriosidad moderna . El camino también toca 18 santuarios marianos, inmersos en el silencio de la naturaleza, cada uno con una historia maravillosa y un mensaje espiritual por descubrir. Edificios que surgieron tras apariciones o hechos milagrosos, testigos de esa profunda fe y devoción que impulsó a las comunidades, con enormes sacrificios, a construirlos. Además de estas obras de notoriedad reconocida, hay numerosas capillas, edículos, nichos, pinturas murales a lo largo de remotos caminos de mulas, a la altura de la tribulina, en la encrucijada de caminos, pintados por artistas inciertos con los rudimentos de conocimientos que la mayoría Retratan a menudo a la Virgen María con el Niño, con santos que el tiempo y los escasos conocimientos no siempre nos permiten identificar, frecuentemente San Rocco o Sant'Antonio abate, imágenes de la Piedad, de Jesús crucificado o de la Deposición, perfiladas con un popular sentimiento de fe intensa. Imágenes simples, con características aproximadas y escenarios simplistas, una expresión de bondad,  de devoción religiosa y la necesidad implorante de protección y bendición. Una interacción continua entre el hombre, la naturaleza y la fe que ha llevado a la formación de una gran cantidad de conocimientos, creencias y tradiciones. Hijos de este  fuerte lazo que siempre ha estado presente  donde se conjugan devoción popular y religiosidad son importantes fieles como el Beato Tomaso Acerbis fraile capuchino nacido en Olera, el Beato Alberto fraile dominico nacido en Villa D'Ogna, los santos de Loverese Bartolomea Capitanio y Vincenza (en el siglo Caterina) Gerosa fundadores del Instituto de las Hermanas de la Caridad y de la Beata Pierina Morosini nacida en Fiobbio a la que se han dedicado importantes lugares de culto. Sin embargo, hay sorpresas: encuentros casuales con personas mayores que se identifican con nuestro cansancio por haberlo vivido en peligrosas aventuras juveniles; una secuencia fotográfica de rostros y personajes surcados por el cansancio del trabajo, inmortalizados por Tito Terzi colgados en el comedor de Novazza; joyas arquitectónicas con frescos antiguos, salvadas por la voluntad de unos pocos habitantes como la Iglesia de San Michele Arcangelo en Colarete o la sorpresa de la Iglesia de San Sebastiano en Nembro y otras numerosas iglesias que a menudo se encuentran cerradas para protegerlos del abandono humano imperante. de una civilización irrespetuosa. El camino de la Alta Via delle Grazie es sin duda un camino largo, duro y agotador con incesantes subidas y bajadas e importantes desniveles. Pero si hay disponibilidad y atención, hay lugares y ambientes naturales encantadores, rincones y detalles de cierto interés, testimonios religiosos e importantes obras de arte. El símbolo del Camino  que se distingue por un trébol de cuatro hojas amarillo sobre fondo azul, junto con la flecha azul, nos guía a lo largo del camino, quitando el miedo a perder la pista, permitiéndonos así caminar por senderos  solitario, inmerso en la naturaleza, entre prados, bosques y rocas, para concentrarse en olores, sonidos, sensaciones en compañía de  nuestro cansancio y el ritmo de nuestros pasos cansados. Un viaje entre la autoconciencia y la simbiosis con la naturaleza que lleva a reflexionar sobre uno mismo, a encontrar la serenidad y el equilibrio, porque cuando no eres capaz de comprenderte a ti mismo ni siquiera eres capaz de comprender a los demás. La vida a menudo nos ha puesto en caminos tortuosos y controvertidos, obstáculos y encrucijadas, pero estas experiencias han formado y forjado la conciencia, permitiéndonos convertirnos en lo que somos hoy.

Paola

Agosto 2022

Innanzitutto perché sono partita? Perché dopo aver fatto altri cammini, mi sembrava giusto percorrere quello che ho “dietro casa” (abito a Brignano gera d’Adda, nella bassa bergamasca) e poi perché non avevo per niente voglia di prendere treni e perdere giorni delle brevi ferie solo per raggiungere qualche posto in Italia per partire a camminare, e poi dover tornare indietro. Mi è sembrato un buon compromesso, questa Alta via delle Grazie. Con mille dubbi per il caldo, per il dislivello, perché sono partita il primo giorno di ferie, abbastanza stanca dal lavoro, ma con la promessa di più persone che in caso di problemi sarebbero venuti a recuperarmi ovunque fossi.

Parto sempre senza troppe pretese, senza leggere troppo le esperienze di altri, informandomi solo sull’essenziale, il resto verrà man mano. Cammino perché mi fa sorridere. Nonostante la fatica, il sudore, la stanchezza, il sonno (dormire 10 notti in 10 posti diversi a un certo punto mette un po’ alla prova!), con il mio zaino in spalla, essenziale ma più che sufficiente, le mie preziosissime scarpe e un po’ di incoscienza.

Ho incontrato tante persone sull’AVDG che mi chiedevano dove andassi e quando raccontavo, la parola che sentivo sempre era “complimenti!”. Ma complimenti per cosa? mi sono chiesta a un certo punto, alla fine sto solo camminando. Mi sposto da un punto all’altro, come gli uomini hanno sempre fatto dalla notte dei tempi. Io non faccio proprio niente di speciale, sto solo camminando, a volte per inerzia. Eppure, è sempre stato bello scambiare due parole, trovare cordialità e curiosità.

L’AVDG è stata speciale. È il Cammino di casa e sono orgogliosa di avere attraversato Bergamo e le nostre montagne come pellegrina. Ho incontrato alcuni amici, passando nei paesi in cui erano in vacanza o da casa loro: credo che gli incontri fatti durante un Cammino siano speciali, se accadono è perché quelle persone hanno un significato grande per la mia vita. Ringrazio ciascuno di loro per avermi accolta, seguita e accompagnata. Poi gli incontri inattesi con altri pellegrini o con chi mi ha accolta per dormire o mangiare: questo è la condivisione che si respira nel Cammino. Ci sono stati ovviamente i momenti difficili, km lunghi e noiosi, caldo e sudore, stanchezza, voglia di mollare, sentieri a tratti difficoltosi… li ho soprannominati i momenti “Grazie al c….”, ma forse non lo posso dire 😊.

Ma quando penso all’AVDG, penso alla bellezza dei paesaggi che si aprono all’improvviso e che mi hanno fatta persino commuovere, all’emozione di arrivare in città alta a mezzogiorno piena di turisti e io con gli occhiali da sole e le lacrime che ogni tanto facevano capolino. Essere arrivata anche stavolta, piena di incontri, di emozioni, di esperienze. E quando tutte le mattine andando al lavoro vedrò Bergamo e tutte le montagne, fino alla Presolana, potrò dire di averle percorse sulle mie gambe!

Il nome Alta via delle Grazie richiama per me proprio quello che è un Cammino: è grazia, provvidenza, condivisione, è trovare sempre tutto quello di cui ho bisogno, sorprendermi di tutto quello che ricevo. Quandi sono sul Cammino non mi manca proprio niente. Sorridere. È difficile spiegarlo, ma è tutto questo.

Ringrazio tutti quelli che mi hanno seguita da casa, attraverso le foto che alla fine di ogni tappa metto su whatsapp (non ho social, scelta di vita: i veri incontri sono quelli dal vivo) e che in questi giorni mi incontrano magari per strada e mi dicono che mi hanno seguita, mi dicono “brava!”. Questo mi fa veramente piacere perché io parto da sola, ma non sono mai da sola anzi!

Ringrazio te Gabriella per la cura che hai di ogni pellegrino sulla Via, per la passione che ci metti nel sistemare la segnaletica, perché si percepisce che ci metti il cuore in questo Cammino. Avendone fatti altri devo riconoscere che non è per niente scontata un’organizzazione e una cura così.

Ringrazio infine il Cammino, perché mi dà sempre tanto.

Angelo e Paola

Agosto 2022

Io e mia moglie Paola abbiamo completato l’Alta via delle Grazie da pochi giorni e già abbiamo nostalgia dei sentieri, delle mulattiere, dei bar di paese dove ci fermavamo a prender qualcosa di fresco, abbiamo nostalgia dei meravigliosi paesaggi che ci si aprivano dopo una curva o una salita nel bosco. Ci manca la genuinità, la generosità e lo sguardo semplice e dolce della gente bergamasca sempre pronta a darsi da fare per aiutarci o per scambiare due parole appena vedevano due “anime in pena” avanzare sotto il peso degli zaini e appoggiati alle loro bacchette.

Di cammini ne abbiamo fatti, ma questo è il migliore da un punto di vista paesaggistico e di accoglienza, ci siamo sentiti parte di una grandissima famiglia e sempre al sicuro ovunque andassimo.

L’arrivo a Bergamo è stato meraviglioso e pieno di emozione, la cornice artistica è stupenda! Così come la cerimonia nella Basilica di Santa Maria Maggiore e la consegna della Grazia.

Molti posti e molte persone ci sono rimaste nel cuore, come Roberto della Locanda a Parre e la signora Anna Serena a Novazza, se tutte le persone del mondo fossero come loro scoppierebbe la pace in un istante.

In ultimo, un ringraziamento, vero e profondo per te Gabriella, che hai creato e che stai portando avanti, oramai purtroppo da sola, questo cammino. Ci hai chiamato durante le tappe per sapere se stavamo bene e se avevamo trovato alloggio, ci hai dato moltissimi consigli ed è stato piacevole incontrarti di persona e vedere la passione e l’entusiasmo che metti in questo progetto.

Vai avanti così. Non mollare.

Grazie per le emozioni che ci hai regalato…